Site menu:

 

En Twitter

Follow Me on Twitter

Powered by Twitter Tools

En Flickr

Mi photostream »

En Tumblr

  • Las cosas que posteo en Tumblr aparecen en el blog automáticamente.
Mi tumblelog »

En mi RSS

Buscador

Cajonera

Últimos posts

Últimos comentarios

septiembre 2009
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Tags

Amapolas Torcidas

Otros amigos

Y os recomiendo...

¡Trata de arrancarlo, por Dios!

estampitaSí, amigos y amigas: por increíble que parezca he aprobado el carnet de conducir, por lo que, entre otras cosas, os toca empezar a tener miedo a ir por la calle xD Después de sacarme más o menos cómodamente el teórico, me enfrentaba a la temible prueba práctica, armado únicamente con las 18 clases (largas) que ya había dado, con la confianza (más o menos) de mi profesor… y con la estampita de la derecha, cortesía de mi hermano 😛

Tenía el examen en el siniestro Polígono el Manchón, cuyo mayor problema en la vida es estar al lado de Tomares, pueblo lleno de cuestas, de rotondas, de resaltos bestias y de gente que cruza por dónde le da la gana. La cita era el pasado Martes, justo un día antes de cumplir un mes desde la primera clase práctica, y la hora eran las once de la mañana. La verdad es que me veía con posibilidades, pero también sentía que estaba un poco verde, así que en parte iba a verlas venir y a rogar por un poco de suerte. Como me daba tiempo bien, antes del examen di otra clase y la verdad es que no me fue mal, así que tampoco estaba demasiado nervioso.

2369675701_26ed827e39

Circulación típica en Tomares

Íbamos cuatro de mi profesor, mas otros dos de la misma autoescuela. Después de un buen rato de espera, aparece la examinadora y comienza a hacerles el examen a los dos “ajenos”. Mientras ella aprobaba a uno y cascaba a otra, mi profesor nos ponía en antecedentes: “la profesora que nos ha tocado es A., es buena gente y no le gusta mucho Tomares”. Empezábamos bien… parecía.

Cuando ya llevábamos un par de horas al sol, nos llegó por fin el turno de pasar al patíbulo. Dos (mas profesor y examinadora) irían en “nuestro” coche; el resto iría en el otro, en plan coche escoba. Como nadie se atrevía, y estaba hasta las narices de estar bajo el sol con la camiseta negra, me presté voluntario para ser el primero.

fail-owned-parking-fail

La maniobra de aparcamiento

Sal del polígono, no te saltes el stop que llevas viendo desde que llegaste, alcanza el borde de la intersección (bien), circula, entra en rotonda, sal de rotonda, reduce, sube, etc. etc. Busque sitio para aparcar, aparco a la primera. Una peatona pendenciera cruza, en un acto de maldad, delante mía (por un paso de peatones, aclaro), pero sorprendentemente reduzco y me paro sin atropellarla. Sigo circulando, entrando y saliendo bien de las rotondas (un tanto pegado a la derecha, pero bueno)…

…y entonces llegó La Valla.

contra-la-valla

Vista de La Valla

Una inofensiva valla de plástico, unos centímetros hacia adentro de la línea marcada por el resto de coches aparcados; un coche, el nuestro, que se aproximaba aparentemente demasiado a la valla; un examinado, yo, que veía que el coche pasaba perfectamente; y un profesor, el mío, que la vio muy cerca y se abalanzó sobre el volante…

…sin llegar a tocarlo. Ahí anduve rozando el larguero.

Aparentemente, a pesar de (o, mejor, debido a) mi ojo clínico, había pasado tan cerca de la valla que varios de los ocupantes del vehículo vieron pasar su vida delante de sus ojos (exagerados ellos). Tras del incidente, llega el temido “inmovilice el vehículo” y me cambio al coche de atrás. Un examen corto, lo que, combinado con el episodio anterior, no me hacía tenerlas todas conmigo.

car destroyed

Pero si pasaba bien…

Se monta en mi lugar una chica, que lo hace bien hasta que de repente se le cruza una moto en una rotonda y a partir de ahí no da una a derechas. Se viene para atrás, y con ella mi profesor, y éste nada más verme empieza a echarme la bronca por haber pasado tan pegado a la valla y porque, aparentemente, estaba entrando a centímetros de los bordillos a la salida de las rotondas…

Total, que nos volvemos a Sevilla entre las reconfortantes observaciones “desde fuera se veía que ibas muy pegado al bordillo” y “cuando te he visto pararte he pensado que te ha suspendido por lo de la valla” del otro profesor, que, muy amigo él, nos deja a la chica y a mí a esperar en la central de Heliópolis a que llegaran los otros dos que iban con mi profe de hacer su examen.

560px-DespondentAngelMetCemHead

Moral de la tropa

Tras cuarenta minutos rumiando nuestros respectivos fracasos, aparece por fin el coche con las otras víctimas. Éstos se bajan y se vienen con nosotros; profesor y examinadora se quedan hablando. Aparentemente, el último ha hecho un buen examen; el penúltimo iba estupendamente hasta que, justo al final, tuvo un pequeño episodio con un cambio de carril y el ángulo muerto que obligó a intervenir al profesor. Total, que al menos uno salvaba el honor de la tropa…

Fin de la conversación con la examinadora, nos acercamos al profesor, tensa calma. “Nombre-del-último-alumno, has aprobado”. Sinceras felicitaciones. Se queda luego un rato echándonos la bronca (cariñosamente) al resto, sobre todo a la chica y a mí, por nuestras meteduras de pata; conmigo estuvo un buen rato dando la brasa con lo de la derecha, la valla, el ir tan pegado, etc. etc…

— Pero vamos, yo veía que pasaba…

— No se trata de “pasar”, se trata de “pasar con seguridad”.

mechanics_suspension_fat_motorcycle

…¿seguro que pasas?

Total, que acordamos que vamos al examen el día 29 los tres y que íbamos a dar un par de clases antes, y entonces se pone a mirar los papelitos de la examinadora. “Último-alumno, aprobado; penúltimo-alumno, intervención del profesor que evita un peligro”…

…y entonces se apareció Kimi Raikkonen.

1347862649_a81b711f14

¡Gracias, Kimi!

Cara de sorpresa del profesor, “oye, espera… espera, que esta mujer ha hecho aquí un gran favor… has aprobado”.

Celebración eufórica. Tres faltas leves, por entrar pegado a los bordillos en sendas rotondas, y una deficiente, por el episodio de la valla. Dos deficientes, o una deficiente más cuatro leves, te dejan fuera; yo tenía una mas tres. El heroico portero ha detenido el penalti y su equipo ha ganado la copa in extremis.

theballer7

¡MÍA!

La verdad es que, aunque estaba mentalizado a suspender, en el rato que estuvimos esperando le había dado vueltas a la idea de que pasar cerca de un bordillo no podía ser más que una falta leve, en todo caso, y que lo de la valla iba a depender… claro está que el susto de mi profesor lo hizo bastante espectacular, pero os juro que pasaba bien (no modifiqué la dirección ni nada y no tuve problema) y que era una simple valla de plástico, sin nadie alrededor… así que cuando oí el “espérate” ya intuí que podía haber habido “milagro”.

Ahora todavía tengo que buscarme el coche (intentaré que esté acolchado por la derecha), pero por lo menos me he sacado el carnet, cuando hace tres meses ni se me pasaba por la cabeza. Es verdad que uno se arrepiente de no haberlo sacado antes, pero intentaré recuperar el tiempo perdido y disfrutar de las ventajas de la automoción: atascos, accidentes, gasolinas, primas… ¡vida moderna, allá voy!

funny-car-pictures-26

Mi próximo coche :)